Un cambio en la comunicación

Transformando nuestros hábitos comunicativos
blog_image

 

¿Quién no tiene algo para cambiar en cuanto a su manera de comunicarse? La respuesta es casi unánime: todos. Pero tal vez, la pregunta correcta sería ¿quién está dispuesto a capacitarse y educarse en las acciones comunicativas? Al igual que en el plano de las emociones, la comunicación también se educa, se aprende y se entrena. Y son los que invierten en esta área quienes ven los asombrosos resultados en su relacionamiento interpersonal. 

¿Por dónde empezar? Te presentamos los 3 pilares en la comunicación:

1- Escuchar. Lo repito y lo repetiré siempre que me lo pregunten: el mejor comunicador es aquel que primeramente aprendió a escuchar, lo cual no es lo mismo que oír. Esto último es apenas percibir sonidos mientras que la escucha tiene que ver con oír inteligentemente. Se trata de oír con todos los sentidos, observar e inclusive callar nuestros pensamientos mientras la otra persona se está comunicando con nosotros. Alguien que se sabe escuchado es alguien que luego nos escuchará. “Escuchar es un tremendo acto de honra, porque sin decir una sola palabra le estoy transmitiendo a la otra persona cuánto me importa”.  

2- Evitar los falsos supuestos. Muchas veces damos por sentado que la otra persona comprendió lo que le trasmití. A esto le llamo “falsos supuestos” y nuestro relacionamiento comunicativo está plagado de ellos. ¿Cómo evitarlos? Pues bien, aquí es importante pensar en lo que voy a comunicar, según la importancia de mi mensaje será la necesidad de meditar antes de transmitirlo. No es lo mismo decirle a nuestro hijo que recoja la mesa a comunicarle que probablemente nos mudemos de ciudad. Empatizar con nuestro receptor, pensar cómo puede recibir lo que diremos e inclusive practicar el mensaje hasta asegurarnos que será lo más entendible posible siempre es bueno. 

3- Ser asertivos. La asertividad, en comunicación, tiene que ver con ser estratégicos a la hora de comunicar. Y si bien hay muchos aspectos que hacen a la efectividad del mensaje, creo primordial repasar el contexto en el que vamos a comunicar algo. Me refiero puntualmente al momento y al lugar. No es lo mismo decirle a mi esposa que voy a cambiar de trabajo mientras está haciendo la tarea con uno de mis hijos y los otros corren alrededor, que hacerlo cuando los niños no están y ella puede estar concentrada solamente en mis palabras. Por falta de asertividad se generan discusiones y se pierden millones también. 

Comunicarnos está en nuestra esencia, pero hacerlo bien depende de nosotros. No hay nada más nutritivo para una relación interpersonal que una comunicación saludable. El cambio está en vos. 

Te presentamos nuestro nuevo seminario en vivo Cambio de hábitos con el Dr. Sebastián Palermo. Podés inscribirte en: https://ayudaenlasemociones.com/seminario_live_info/119