Tan claro como el agua

El poderoso impacto del agua en nuestro cuerpo
blog_image

Dra. Julieta Serrano

Nuestro cuerpo está formado en un gran porcentaje por agua (¡es su principal componente!) y, si bien cambia su cantidad según la etapa vital en la que nos encontramos (mucho mayor en el bebé lactante y disminuye en parte hacia la vida adulta), para las funciones celulares se necesita de buena presencia de ella. Para ello, es clave mantenernos hidratados en cantidad acorde a las necesidades de cada cuerpo.

Se estima que para un peso aproximado de 70kg, el requerimiento de agua es de unos 2lt, esto sujeto a la edad de cada individuo, al clima, actividad física, estado fisiológico de la persona (por ejemplo embarazo, lactancia, etc.), enfermedades.

Algunos consejos para mantener una buena hidratación son:

□ Ten a disposición siempre agua (de preferencia) o alguna bebida/infusión. 

□ Programa momentos para tomar agua, y ten preparadas medidas que te ayuden a revisar las cantidades que vas ingiriendo.

□ No esperes a tener sed para beber, muchas veces el mecanismo de la sed se activa cuando ya mi nivel de hidratación está por debajo del necesario.

□ Comienza a remplazar el consumo de bebidas azucaradas (que predisponen a problemas de salud) por agua.

□ Consume alimentos que aporten buena cantidad de agua, como por ejemplo frutas y verduras.

□ Toma agua antes, durante y después de las actividades físicas.

El equilibro hídrico del cuerpo se verá reflejado en beneficios en la salud a corto, mediano y largo plazo.