El maltrato infantil

Cuidando a los más pequeños
blog_image

Por Lic. Evangelina Ficetti

En esta nota quisiera hablar del maltrato infantil, y para ello, necesitamos definir al mismo como toda violencia que se ejecuta contra un menor perjudicando su salud física, mental o espiritual perjudicando así como todo abuso físico o mental. También se contempla al maltrato como cualquier forma de descuido o abandono, trato negligente o explotación del menor bajo la tutela o custodia de un mayor.

En Argentina, por ejemplo, no existen estadísticas oficiales que hablen de las cifras del maltrato infantil, ni siquiera en los en donde padres llegan a dar muerte a sus hijos. La última cifra oficial data del 2011 en donde se registraron 17 menores muertos a manos de sus progenitores. Esta poca información manifiesta muchas veces la poca atención que un asunto tan grave como este está recibiendo.

Veo importante aquí poder mencionar algunas de las características en los niños que sufren violencia:

. Suelen tener moretones o marcas de golpes en lugares en donde difícilmente se los pueden hacer jugando. 

. Es común que para explicar sus golpes inventen relatos que no tienen sentido e inclusive van cambiando los mismos. 

. Otra característica es que no quieran volver a sus hogares y evitan pasar tiempo con las personas que los maltratan. 

. A menudo un niño que sufre de violencia muestra signos de traumas emocionales tales como el miedo, enojo así como tristeza y depresión. 

. Estos niños normalmente presentan dificultades para relacionarse con las demás personas y confiar en los demás. 

. También es común que sean niños que acosan a otros o ejercen bullying a sus compañeros.

. En casos extremos son niños que se auto lesionan.

. Pueden aparecer trastornos en el sueño y problemas para dormir.

Ante este flagelo que hoy nos ocupa, la pregunta que debemos hacernos es ¿cómo podemos prevenir esto? En niveles casi utópicos, la erradicación del maltrato en cualquiera de sus niveles sería lo ideal. 

No obstante, otra pregunta que puede ayudarnos es el cuestionar ¿por qué un padre o tutor que debería resguardar a su pequeño termina violentándolo? En casi todos los casos, se trata de historias que se repiten. Padres violentos que de niños sufrieron algún tipo de maltrato (físico, psicológico, de abandono, etc.) y estas heridas emocionales no sanas acaban por afectar a la próxima generación. 

Papá y mamá, es importante que puedas sanar heridas emocionales para que la no resolución de esta se perpetúe luego en los hijos. Si este es tu caso, es importante que puedas buscar ayuda y recuerda que no se espera que seamos padres sin errores sino padres funcionales que proveamos a nuestros hijos la posibilidad de que crezcan y desarrollen en ámbitos sanos y de funcionalidad.