Dime qué piensas y te diré cómo sientes

Cambiando la manera de pensar
blog_image

Algo que a menudo las personas me preguntan, es acerca de cómo resolver sus conflictos personales, cómo manejar el tema de la ansiedad, cómo solucionar problemáticas con su familia o en la vida social. Ahora bien, todos los problemas tienen un patrón común, y desde éste doy respuestas a todos. El principio de la salud emocional tiene que ver con nuestros pensamientos. Lo cierto, es que le damos mucha importancia al lavarnos las manos antes de comer, cuidarnos de no contagiarnos de alguna enfermedad, ahora con el Covid-19 nos higienizamos constantemente, pero es poco el cuidado que le damos a la higiene mental. 

La salud emocional básicamente consiste en pensar lo que pensamos, tiene que ver con saber administrar los pensamientos a los que les damos lugar en nuestra mente. Y si bien nuestra herencia y contexto cultural van a influir en nuestra manera de pensar, la realidad es que lo que creemos, pensamos y valoramos lo decidimos nosotros. La decisión de lo que pensamos es nuestra, pero son pocos los que toman esto en serio. La mayoría de la gente trata de vivir conforme a lo que les va tocando, es decir, viven según la emoción de acuerdo con la acción del medio o entorno sobre ellos. Vivir de esta forma hace que si alguien me maltrata me enojo, si pierdo la billetera me pongo triste, si me dicen que hay una pandemia en la calle tengo miedo, etc. En otras palabras, reacciono emocionalmente de acuerdo con lo que ocurre exteriormente a mí. Y, a decir verdad, tenemos una responsabilidad frente a lo que sentimos. 

Utilizo la palabra higiene porque tiene que ver con aquello que nosotros decidimos que sea o no saludable en nuestras vidas. Nosotros le damos potencia a las palabras del entorno. Somos cada uno de nosotros quienes les damos fuerza, credibilidad y energía a las palabras que escuchamos del entorno. Todo esto forma parte del sistema de pensamiento y aprender a elaborar, pensar, meditar sobre cómo pensamos es lo que algunos le llaman introspección. Introspección es la capacidad de introducirnos dentro nuestro y ser responsables con nosotros mismos (la mayoría de las personas apenas vive superficialmente). 

Empecemos a ser más guardianes de nuestros pensamientos, porque son nuestros pensamientos y la forma de valorar lo que nos va a dar salud psíquica y/o estabilidad psíquica. Cuando no cuidamos esto, entramos en caos, disfuncionalidad, perturbación y esto no afecta sólo a nosotros, sino también al medio ambiente y nuestro entorno. 

Es muy difícil estar con una persona iracunda, con alguien que está siempre triste o ansioso. Y como si fuera poco, el no gobierno de nuestras emociones termina también afectando al cuerpo. Sé que estoy yendo a un nivel de mayor profundidad y no me limito sólo a las costumbres prácticas. Lo que te propongo es un estilo de vida, que pienses lo que piensas y no dejes pasar por alto esta oportunidad. Comienza a cuestionarte estos aspectos y te conducirás a un verdadero cambio. Esta dinámica empezará a generar en ti un diálogo interno el cual mínimamente te va a dar sed de búsqueda. Y es en esa búsqueda que podrás encontrar soluciones. En lo personal, esa búsqueda me llevó a mi creador.