¿Por qué comer despacio?

¿A quién no le dijeron de niños que comiera más despacio?
blog_image

Debe ser una tendencia casi natural la de comer de manera acelerada. Un poco por ansiedad, un poco por costumbre pero lo cierto es que este hábito no nos favorece en lo absoluto. Y así como comer rápido tiene sus desventaja, el hacerlo de manera pausada tiene grandes aspectos positivos. A continuación te hablaremos de ello:

. En una época en donde el 40% de la población mundial sufre de ansiedad, mucho de esta afección busca calmarse con la comida. Comer con ansiedad nos impedirá disfrutar el proceso de placer que este conlleva aumentando así los procesos de ansiedad. 

. Comer con ansiedad genera dificultad para los procesos digestivos generando molestias e hinchazones producto de la mala digestión.

. Cuando uno come lento y pausado le da tiempo al cerebro a que reciba la señal de saciedad lo cual nos permite no comer de más. 

. Comer al ritmo indicado más el punto de masticar muchas veces cada bocado permite que se puedan absorber de la mejor manera posible los nutrientes al llegar al intestino. 


 

Se estima que en promedio las personas toman un desayuno o un almuerzo en un lapso de entre 5 y 10 minutos. Pues bien, los especialistas afirman que cada comida debería llevarnos no menos de 20 minutos. ¿Cómo lograrlo? 

. Beber agua entre bocado y bocado

. Dejar los cubiertos entre bocado y bocado

. Concentrarse. Si queremos cambiar el hábito del tiempo de comida deberemos al principio concentrarnos en lo que estamos haciendo.

Recuerda que la comida suele ser uno de los ámbitos de sociabilización y reunión familiar por excelencia. Comer lento, nos dará lugar a poder comunicarnos los unos con los otros y hacer de la comida experiencias que enriquezcan nuestros vínculos.