Los beneficios del perdón

Uno de los temas sobre los que más hablo es el perdón. He encontrado en éste una herramienta por excelencia para resolver la injusticia
blog_image

De hecho, el perdón es un recurso psíquico que nos ayuda a desarrollar buenas y sanas relaciones interpersonales: ya sea en el ámbito del matrimonio, con los hijos o con amigos. 

Perdonar tiene que ver con la posibilidad que tenemos de renunciar voluntariamente al derecho de tener la razón. Es decir, luego de un acto de injusticia en donde nos perjudicaron o lastimaron, poder dejar nuestro derecho a ejercer justicia a un lado para elaborar la situación que nos dañó. 

El perdón nos trae muchas ventajas:

.Disminuye el estrés, ya que disminuye la tensión y necesidad de buscar justicia por mano propia. No digo que buscar justicia sea algo malo pero muchas veces las personas quedan atrapadas por años en el hecho de querer hacer justicia y nunca  alcanzarla quedando prisioneros de rencores y angustias. 

. Aprender a perdonar nos facilita reestablecer relaciones que quizás añoramos pero no sabemos cómo recuperarlas: una esposa, un padre, hijos, amigos, etc. El perdón permite volver los asuntos a cero: esa es la gran ventaja que tenemos al perdonar.

. Perdonar es ese recurso psíquico que nos vuelve invulnerables psicológicamente. Una persona que sabe perdonar no puede ser dañada mentalmente. No importa lo que le hagan ni cuanto la ofendan esa persona va a salir inmune de la situación, no va a tener ningún tipo de alteración psicológica ya que va soltar el trauma, por lo que se va a reponer rápidamente para volver a mirar hacia adelante. 

El perdón es un recurso excelente, sano, es para personas que saben aprovechar la vida y que pueden avanzar. 

Si sos una de esas personas que lastimaron, que quedó anclada al pasado por lo que te cuesta vivir el presente ya que vivís pensando en el pasado, necesitás perdonar. No digo que sea fácil, quizás necesites ayuda pero es posible. 

El perdón es un camino que todos tendríamos que aprender a llevar adelante, deberíamos considerarlo como una verdadera herramienta de vida. Es excelente para volver a establecer justicia, no con el otro sino con nosotros mismos porque cuando perdonamos empezamos a ser libres y eso sí es justo para nosotros.