Sentirnos bien

A lo largo de esta semana publicaremos notas relacionadas al gobierno de las emociones y diferentes herramientas necesarias para la salud emocional.
blog_image

Algo que de una u otra manera, consciente o inconsciente todos buscamos es el poder sentirnos bien. Si hace mucho calor, hacemos lo posible para estar más frescos, si tenemos hambre buscamos saciarlo y si al cansancio nos agobia procuraremos descansar un poco. Con las emociones sucede lo mismo, podríamos decir que las mismas se reúnen en dos grupos: las del placer y las del displacer. Es por ello, que cuando una emoción desagradable nos perturba, buscaremos sentirnos bien. Y es aquí en donde muchos fracasan por el sencillo hecho de procurar calmar con placer la angustia que se vive. Pero esto es momentáneo. Si de manera frecuente en una calle se produce un bache y todo lo que se hace es taparlo, a la larga volverá a aparecer. Pero si se busca el motivo por el cual se produce y se lo resuelve, difícilmente vuelva a producirse. 

En cuanto al plano de las emociones, hay algo que debemos saber: a veces va a haber angustia. Y aunque no es algo agradable sentir enojo, ansiedad, miedo o tristeza, esto es parte de la vida. El problema radica cuando queremos tapar los baches sin ir a la raíz. Solo engendraremos más amargura. 

¿Qué hacer?

. En primer lugar aprender a identificar qué emoción estamos sintiendo (aquí la educación emocional es clave)

. Luego, ver de dónde vienen esas emociones, qué pensamientos las activaron y cuál es su raíz. 

. Por último buscar la resolución al pensamiento que la ocasionó y aceptar que a veces vamos a sentir emociones desagradables. 

Sentirnos bien es posible incluso cuando por momentos tengamos emociones que no son agradable, todo se basa en poder direccionar nuestros pensamientos de la correcta manera. 

No dejes de leer los siguientes artículos que te serán de provecho para aprender a gobernar tus emociones y así poder sentir y pensar de manera saludable