La coherencia con nuestros valores

¿Cuántas veces nos pasa que sabiendo que debemos hacer algo no lo hacemos?
blog_image

Por el contrario, la coherencia tiene que ver con actuar conforme a eso que decimos creer. Recuerdo de joven que un amigo contaba un hecho violento que había tenido que presenciar, un hombre golpeando en la calle a una mujer quien aparentemente era su pareja por lo que al poco tiempo llegó la policía e intervino. Uno de los chicos que estaba oyendo el relato le preguntó si cuando llegaron los oficiales se acercó a contar lo que había visto y así poder ayudar a la mujer. Él nos respondió que no, que prefirió callarse para no meterse en problemas ya que si hablaba seguramente iba a tener que ir a la comisaría a declarar y hasta tal vez salir de testigo en un eventual juicio. Recuerdo que se armó una discusión entre los que estábamos allí ya que algunos le recriminaron su cobardía y el no haber obrado como debía.

Pero ésta es muchas veces nuestra actitud, queremos tener un mundo mejor, una sociedad diferente, un barrio distinto pero no hacemos nada para que las cosas cambien. Todos queremos que nuestros vecinos sean amables, que no roben pero muchas veces nosotros no somos amables, buscamos salir primeros cuando está complicado el tránsito sin preocuparnos por el que está al costado y cuando tenemos la oportunidad de sacar ventaja con alguna avivada lo hacemos con el pensamiento de que “si no lo hago yo, otro lo hará”. 

¿Por qué hacemos eso que no nos gustaría que otro haga? Terminamos convirtiéndonos en aquello que nosotros mismos desaprobamos; eso es incoherencia y termina generando crisis. 

Es necesario pensar y reflexionar en los pequeños actos que desaprobamos pero que cuando nadie nos ve hacemos: imprimir una hoja en el trabajo, copiarnos en un examen así como tratar al prójimo con no nos gusta que nos traten. Todos reprobamos la corrupción y el robo en los gobernantes pero todo empieza por lo poco. 

Aprendamos a ser coherentes con nuestros valores morales, aquello que sabemos que se debe hacer que comience por nosotros para que luego se reproduzca y multiplique en nuestro entorno.