El aburrimiento –Parte 2

¿Cómo hacemos para tener un proyecto de vida?
blog_image

En una ocasión llegó a mi consultorio un muchacho de unos 17 años. Él vivía en un barrio periférico y necesitaba ayuda por diferentes conductas que estaba teniendo, entre ellas el consumo de drogas. Aún recuerdo una parte de la conversación:

Yo: F ¿para qué vivís?- le pregunté. 

F: No le entiendo, doctor, ¿a qué se refiere?

Yo: ¿Cuál es tu propósito en la vida? ¿Hacia dónde te estás dirigiendo?

F: No sé, este fin de semana voy a ir al baile.

Me quedé pensando bastante, ¿cómo podía ser que un muchacho que estaba por cumplir 18 años no tuviera ni el más mínimo proyecto de vida? Y sé que quizá para muchos puede parecer divertido y hasta aventurero vivir la vida día a día sin tener un rumbo, pero tarde o temprano estos jóvenes caerán en el aburrimiento. 

De alguna manera se confunde la diversión con el propósito. Se piensa que la diversión va a aplacar el aburrimiento y esto no es cierto. Ése muchacho que no tiene un proyecto, va a andar de baile en baile, de trabajo en trabajo y de relación en relación y es probable que nade de lo que haga le proporcione satisfacción. 

¿Cómo hacemos para tener un proyecto de vida?

Por lo general un proyecto nos va a producir satisfacción, aún a pesar de la angustia que genera el esfuerzo y la renuncia. Un indicador para saber si lo que hago me satisface es cuán útil me siento; en otras palabras, cuando las personas se sienten útiles por aquello que están haciendo son mucho más plenas y productivas que quienes no lo viven así. 

Otro punto importante a la hora de emprender un proyecto tiene que ver con quien nos relacionamos. Si estás comenzando a emprender relacionate con personas que lo hayan logrado, conversá con ellos, preguntales cómo lo lograron y cuáles fueron los pasos que tuvieron que dar. 

Por último, es importante la planificación. Planificá cómo lo vas a hacer, proponete metas pequeñas y cortas que te ayuden hacia el lugar al cual te querés dirigir. Nunca dejes de buscar ayuda, dialogar y escuchar es muy importante en todo esto.