Asistiendo en medio de tragedias

Asistiendo en medio de tragedias
blog_image

En una ocasión me tocó asistir junto a mi equipo de trabajo a personas que habían sufrido graves inundaciones en diferentes ciudades de la provincia de Córdoba. Recuerdo que antes de llegar al lugar y comenzar a abordar a los afectados les di algunas instrucciones a las personas que iban a realizar esta tarea de ayuda y contención. 

Un punto a tener en cuenta siempre que intentemos ayudar a alguien que ha sufrido una tragedia es el no acercarnos con una elaboración o postura propia ya que no hemos sido nosotros los que sufrieron la pérdida. 

Normalmente quien vivió una pérdida primeramente va a atravesar una etapa de negación. Pueden ser indiferentes a lo vivido, reírse de lo acontecido o negarlo rotundamente (el famoso “no pasó nada, hay que seguir”). 

Luego de la negación, lo que viene es el enojo. No es raro que hasta a veces en estos casos se la agarren con las mismas personas que se acercan a asistirlas. Y esto es entendible: quien ha sufrido una injusticia buscará focalizar toda su ira en alguien ya que lo que busca es un culpable. Es importante si te acercás a ayudar a una persona y ésta comienza a agredirte o a desquitarse con vos que no lo personalices sino que busques empatizar y comprender su enojo. 

Al momento de asistir a alguien que está crisis es sumamente necesario que tus emociones estén estables e ir dispuesto a recibir los embates de quien ha sido afectado por alguna tragedia. 

La base para lograr esto es no personalizar la agresión, pensar que la otra persona está apenas comenzando un proceso de duelo y elaboración en donde tendrá que construir una nueva realidad interna a partir de aquello que haya perdido 

Ir a ayudar a alguien requiere de la disposición de recibir el dolor del otro y saber que si lo abordamos por un lado que no está dando resultado poder cambiar rápidamente el enfoque, saber pedir perdón y nunca devolverle una agresión ni recriminar que estamos allí para ayudar. 

Ayudar a otros es algo que está al alcance de todos.