¿Cómo ayudar a alguien iracundo?

A todos nos toca convivir con alguien que tiene problemas con la ira cuando no somos nosotros mismos los que necesitamos aprender a gobernar sobre el enojo.
blog_image

El convivir con alguien iracundo no es sencillo. Lo primero que necesitamos saber es que la ira es un estado emocional que tiene la persona y el cual se sostiene por la creencia de injusticia. Es su valoración y no la tuya.

Ahora bien, el primer punto que tiene que quedar en claro es que si convivís con alguien iracundo (no estoy hablando de alguien que ya pasó los límites y ejerce una violencia física o verbal que ponga en riesgo tu vida), necesitás no hacerte cargo de dichos u ofensas que vayan en contra tuyo. Toda agresión física debe ser denunciada, pero también debés resguardar tu salud psíquica y no hay forma de que te dañen si tenés tu psiquis resguardada. 

Tu estructura psíquica es tú responsabilidad y no la del otro. Por lo tanto es bueno aprender a resguardarse. Una persona cuando se enoja, termina tratando de dañar a quien cree que le hizo algo injusto; quien tiene problemas con la ira probablemente no pueda medir lo que dice y lance ofensas de las cuáles se va a arrepentir horas más tarde. Resguardar tu estructura psíquica es correrte de sus ataques, no personalizar y buscar momentos de tranquilidad para conversar sobre lo sucedido. 

Alguien que sabe preservar su mente de las agresiones es alguien con mucha más chance de ayudar a quienes no tienen aún esta dinámica de resguardo. Desde allí buscar los espacios de diálogo y guiar a la persona a la búsqueda de resolución del conflicto será mucho más efectivo y viable.