¿Por qué educar nuestras emociones?

¿por qué educar nuestras emociones? Si bien lo hemos abordado en varias ocasiones, volvemos a afirmar algo que para nosotros es clave.
blog_image

Como podrás ver, todo el contenido de nuestra plataforma está orientado a la salud emocional. A través de los artículos, cursos y entrenamiento brindamos herramientas que hacen a la capacitación en asuntos relacionados con las emociones y su respectiva educación. Y un interrogante que muchos se plantean es ¿por qué educar nuestras emociones? Si bien lo hemos abordado en varias ocasiones, volvemos a afirmar algo que para nosotros es clave. 

Toda persona en cualquiera de sus áreas de desarrollo: personal, laboral y/o profesional, de relacionamiento, académico sí o sí tendrá que relacionarse con otros y aquí, el gobierno o no de sus emociones será crucial. Todo problema de relacionamiento, como por ejemplo, un problema en la pareja es en realidad lo no resuelto en una persona que termina impactando en esa relación. Por ejemplo, si alguien tiene problemas con la ira y está en una relación, es probable que esto termine afectando a la misma. Por ende el problema en esa pareja no será primeramente un “problema de pareja” sino el problema de uno de los dos (o los dos) que indefectiblemente acabará repercutiendo en el vínculo. 

Aquí te dejamos algunos tips sobre el “por qué” de la educación emocional:

. Aprendizaje y capacitación. Para gobernar las emociones primero debemos aprender qué son y cómo se forman. Como un “plus”, aprenderemos sobre salud emocional. 

. Salud relacional. Cuanto mayor sea la salud emocional en alguien, mayores probabilidades tendrá de desarrollar relaciones sanas. 

. Capacidad creativa. Gozar de buena salud emocional hace que no tengamos que estar enfocados en cómo resolver asuntos que puedan haber dañado nuestra alma. Esto nos permitirá enfocarnos de lleno en la proyección, expansión y creatividad. 

. Salud física. Está comprobado científicamente que gran parte de nuestras enfermedades están conectadas con lo emocional. Por ende, en la medida que tengamos cierta “higiene mental”, nuestro cuerpo y su funcionamiento se verá notablemente beneficiado.

. Efectividad al ayudar a otros. Así como dice el dicho “un ciego no puede guiar a otro ciego”, alguien con brechas en la parte emocional tendrá sus limitaciones para ayudar a alguien que lo necesita. Por el contrario, quien goce de una buena salud emocional será más efectivo al momento de solidarizarse con quien más lo necesite.