Cuatro paradigmas limitantes

Quisiera hablar de cuatro creencias limitantes que tienen que ver con la epigenética, con el origen del hombre.
blog_image

No tiene que ver con lo aprendido sino con algo que está en la misma esencia de las personas y compete a la humanidad entera. Son cuatro pilares sobre los cuales vamos a edificar:

1-  La primera tiene que ver con la muerte. La creencia sería algo más o menos así: “debo evitar la muerte como sea ya que es el final de todo y mi desaparición”. Esta es una creencia interna que dice que la muerte es horrible, es terrorífica, es lo peor que nos puede pasar en la existencia, morir significa la nada, dolor, ausencia, separación por lo que debemos evitar bajo todo punto de vista lo que pueda llevarnos a la muerte. Este paradigma construye todo lo que está relacionado al temor. Toda creencia que desencadene el temor está edificada sobre este pilar. 

2- Luego tenemos otra estructura, la seguridad: “debo lograr obtener el amor de los demás, ser aceptado, ser querido, las personas me tienen que querer”. ¿Por qué busco esto? Por el primer ítem: buscamos que nos cuiden, que si estamos en peligro nos rescaten. El segundo paradigma intenta proteger al primero. “Me deben amar”, ¿por qué? Porque así me van a cuidar. Pero esto se va construyendo desde pequeños: “mi mamá me ama, mi mamá me mima, si mamá me ama entonces me cuida”. Esta creencia permite que el niño no se agote psíquicamente buscando que lo protejan y cuiden. 

3- El tercer paradigma, el de la identidad, también relacionado con los anteriores, dice algo así: “seré quien el mundo quiera que sea”. Es decir, mi identidad la van a definir los otros, ¿para qué? Para que me amen y me cuiden. “No importa quien soy por naturaleza, por biología, por familia o herencia, lo importancia es que soy quien vos querés que sea”. Ahí vienen los trastornos de identidad, ahí aparece la inseguridad en la identidad: “¿Qué querés que sea papá, médica? Bueno voy a estudiar medicina. ¿Qué querés que sea mamá, abogada? Bueno voy a estudiar un poco medicina y un poco abogacía”. Te casaste con alguien que soñaba casarse con un empresario y decís “bueno mi amor, vamos a poner un negocio”. Su funcionalidad no la va a poder aplicar desde su realidad “no sé si soy varón, soy mujer, me siento así” y va a posicionar su identidad en el sentimiento (la emoción más la verbalización de ésta), entonces va a ser según lo que sienta.

4- El cuarto paradigma que tiene que ver con la mentalidad limitante, dice algo así: el propósito en mi vida es solucionar los tres ítems anteriores: “debo ser lo que el mundo quiera que sea, para que la gente me ame, para que me cuiden y yo pueda así evitar la muerte”. La persona pasa toda una vida buscando seguridad, afecto e identidad y no sabe cuál es su propósito porque está ocupada en tratar de resolver esos tres.