La queja como mecanismo defensivo

Abordar el siguiente tema suele poner incómodo a más de uno y esto se debe a que las personas tenemos una tendencia natural a quejarnos
blog_image

 Me he encontrado con personas que me dicen “si yo no me quejo me toman por tonto”, “si no digo lo que pienso me pasan por arriba”, y muchas veces utilizamos la queja como un mecanismo defensivo ya que pensamos que otros quieren dañarnos. 

Puede ser que a veces la percepción de que el otro quiera hacerme mal puede ser cierto pero en la mayoría de los casos esta visión suele ser errada. A su vez, solemos pensar que por manifestar o decir las cosas con queja vamos a cambiar al ambiente que nos rodea. 

También es común, que el verdadero motivo por el cual alguien está enojado no sea específicamente aquel por el cual se queja pero necesita encontrar un motivo de descargo mostrando aquello que no le gusta. Ejemplo: es la persona que estuvo con enojo toda su vida y de repente alguien hace mal el asado y vuelca su enojo hacia esa persona y situación, alguien hizo mal un arreglo y es la excusa perfecta para manifestar su enojo y frustración hacia la vida. 

Ser pesimista tiene que ver con mirar lo malo aun cuando hay algo bueno que rescatar. Es una persona que tiende a mirar todo aquello que pueda justificarle a su estado de humor negativo. 

Si este es tu estilo de vida, si te cuesta disfrutar de las pequeñas (y grandes) cosas, si la amargura y el malestar te ha invadido hoy quiero decirte que se puede cambiar. Tratá de buscar a personas que manifiesten otra forma de mirar la vida, no dejes de pedir ayuda y empezá a leer y ver materiales que manifiesten un cambio de mentalidad y calidad de nuestro diario vivir.