Cómo tratar los celos

Las relaciones interpersonales son claves para el desarrollo de las personas en todos los ámbitos de sus vidas.
blog_image

De una u otra manera todos dependemos de alguien más. Existen distintos tipos de relaciones, las más cercanas son aquellas que tenemos con la familia; no solamente con quienes convivimos sino con los suegros, hermanos, cuñados, etc. Estos grupos, suelen ser en ocasiones conflictivos y cuando las problemáticas no se resuelven de manera saludable se terminan dando las divisiones o alejamientos. 

Hay un factor que no todos se animan a confrontar o reconocer: los celos. El celo es un sentimiento de enojo que tengo cuando percibo que el lugar que me corresponde le está por ser dado a otro. Es también un temor a ser desplazado. ¿Cuántos conflictos familiares se arman en la fecha de las fiestas de fin de año porque de repente alguien de la familia decidió pasarla con amigos, o con la familia de la esposa o irse de viaje y pasarla solos?

Pero, ¿por qué se dan los celos? El celo aparece por la creencia de inseguridad. Es decir, cuando alguien no tiene identidad de sí mismo y asume que un ser querido que de repente desea pasar tiempo con otra persona no la quiere o no la valora. Esto es muy importante que aprendamos a reconocerlo ya que en el momento que reconozco el problema puedo buscar la solución. 

¿Cómo puedo hacer para empezar a trabajar el tema de los celos?

Lo primero que necesitamos encontrar es seguridad: quedarnos en nuestro lugar, en nuestra posición de identidad. Cuando alguien cela, lo más probable es que busque manipular situaciones para que las personas no lo dejen, estén todo el tiempo pendientes, etc. Pero esta situación lo único que produce en los otros es ganas de no estar junto a este tipo de personas. Si alguien de repente dice que va a separarse de vos, lo mejor que podés hacer es quedarte en tu posición esperando que la otra persona regrese. Si vos te quedás en tu zona de seguridad, la otra persona lo más probable es que busque regresar ya que el ser humano tiene una tendencia a buscar ámbitos de seguridad, de protección, de contención. ¿Y si no vuelven? Vos permanecerás en un lugar de seguridad en donde resolver la pérdida o el duelo será mucho más sano y funcional.