Las adicciones a lo virtual

Tenés que aprender a ponerle palabras a lo que te sucede
blog_image

Luego de mucho tiempo de trabajo en el consultorio he notado cómo un importante porcentaje de mis pacientes pedían ayuda por problemas relacionados con la soledad. Las personas se sienten solas, en algún momento se sintieron rechazadas y ahora buscan reintegrarse en su medio ambiente, con su familia, con sus amigos o compañeros. 

Pero qué interesante que en un tiempo en donde las comunicaciones han alcanzado la cúspide de su era, nosotros nos encontramos con personas cada vez más aisladas y solas. En una oportunidad nos habíamos reunido con amigos en un café, recuerdo que luego de pedirle al mozo lo que íbamos a consumir todos sacamos nuestros celulares y cuando me quise dar cuenta cada uno estaba en la suya recibiendo y enviando mensajes. 

Qué tremendo que ante la necesidad de compañía o aprobación nos metemos en el mundo virtual en donde no necesitamos ser empáticos, auténticos y sinceros y terminamos abandonando las relaciones reales. 

Para salir de una adicción, ya sea a la droga, cigarrillo, comida o lo que fuere, no lo vas a lograr escapándote de lo real para meterte en lo virtual. No se trata de un escape, de hecho muchas personas terminan volviéndose adictas a las redes sociales, a internet, a determinadas páginas. Lo virtual termina aislándote más y esto genera un mayor nivel de consumo. 

Cuando las personas se aíslan pierden capacidad de diálogo, de comunicación. Adicto significa “el que no habla”: a/sin dicto/dicció, “sin dicción”. Tenés que aprender a ponerle palabras a lo que te sucede, busca a alguien con quien puedas dialogar y expresar tus emociones. Verbalizar lo que está adentro hace que aquello que nos angustia lo podamos sacar afuera.