La adicción al placer

Si aún no resolviste los procesos de angustia, no intentes solucionarlos buscando diferentes formas de placer
blog_image

Hoy quisiera hablar acerca de las adicciones al placer. Todo el tiempo, ya sea desde el gobierno, los medios, las diferentes organizaciones religiosas o como ciudadanos estamos tratando de pelear con un mal que se ha instalado en nuestra sociedad: las drogas. Peleamos con el narcotráfico, buscamos formas de prevención así como tratamientos para drogodependientes. 

Pero como sociedad, estamos intentando solucionar un problema que lo generamos por otro lugar. Vivimos en una era en donde hemos hecho del placer un lucro. Hoy los medios de comunicación venden la idea de que la diversión es la manera de salir de las angustias. Todos los seres humanos vivimos angustias, en mayor o en menor intensidad todos atravesamos por estos procesos. De hecho para madurar y concretar objetivos es necesario vivirla. 

Cuando intentamos calmar la angustia por medio de placer o distracciones, resolvemos aquello que la generó sino que solamente estamos aplacándola. Por lo tanto vamos a generar otra dosis de diversión, de adrenalina o placer para calmar la angustia. Qué sano sería para esas personas ir al origen de lo que ocasionó ese malestar: el duelo por la pérdida de algo, la resolución de una identidad, un problema de rechazo, etc. Solucionar estos problemas es mucho más efectivo que estar continuamente generando nuevas formas de placer. 

No vamos a lograr ni como gobierno, ni como instituciones resolver el problema de la angustia si lo único que hacemos es darle a la gente distintas formas de placer. Tenemos que aprender a confrontar la angustia sin tener que entrar en dinámicas de placer. ¿Cuándo éste es malo? Cuando se empieza a convertir en una búsqueda recurrente para evitar calmar un estado o emoción en vez de ir directamente a los procesos anteriores que lo generaron. 

Si aún no resolviste los procesos de angustia, no intentes solucionarlos buscando diferentes formas de placer; andá directamente al proceso del pasado en tu vida que generó dicho malestar.