Dinámicas de temor

¿Has desarrollado un mecanismo de prevención en diferentes áreas que ya te quitó paz y ahora esto se volvió una cárcel?
blog_image

En una ocasión vino una madre a mi consultorio, su consulta tenía como base ciertas dinámicas de temor que le estaban quitando calidad de vida a ella y a su pequeño también. Le pedí que me contara un poco cuáles eran sus conductas en donde ella detectaba el temor y comenzó a relatarle cómo todo el tiempo cuidaba de manera excesiva que a su hijo no le pasara nada: cada vez que se ensuciaba le lavaba las manos, lo abrigaba por demás, no quería que otros niños le hablaran de cerca o compartiera un vaso por temor a los gérmenes y todo ello por miedo a que su hijo se enfermara.

Ella tenía una información cierta: hay gérmenes y éstos pueden entrar en el cuerpo de su hijo. Pero le faltaba otra información: su cuerpo tiene las defensas necesarias para cuidar y defender su salud de cualquier enfermedad. 

A veces las personas toman un solo parámetro de la realidad a partir del cual desarrollan todo un mecanismo de prevención quedando atrapadas en cárceles emocionales que no les dejan vivir bien. Ése es el estado de la ansiedad: cuando uno intenta todo el tiempo controlar la vida procurando evitar que situaciones de peligro aparezcan. Es por eso que la gente vive mal ya que hace todo lo posible para que no le falte el dinero, no le falte la salud, no le ocurra algo malo, etc. 

Lo cierto es que ante cada posibilidad de peligro siempre existen opciones de salida, siempre van a haber soluciones reales y recursos que tenemos para solucionar aquello que se presente. En el caso de la madre la situación era simple: su hijo, que estaba en pleno crecimiento, iba a desarrollar en su sistema inmunológico mecanismos defensivos y si bien debía tomar ciertos recaudos de cuidado no debía irse a la obsesión de lavarle las manos cada vez que tomaba contacto con el suelo.

¿Cómo está siendo tu vida? ¿Has desarrollado un mecanismo de prevención en diferentes áreas que ya te quitó paz y ahora esto se volvió una cárcel? Te animo a revisar tus temores y cómo vives en relación a los mismos. Cambiar nuestra manera de valorar la realidad nos va a conducir a una mejor calidad de vida.