La violencia en la familia

Vivimos en medio de una sociedad que expresa violencia de muchas maneras y en diferentes áreas.
blog_image

 Existe un tipo de violencia de la cual hoy quisiera hablar y a la cual algunos llaman violencia doméstica, aquella que se manifiesta en la misma familia. 

El hogar debería ser un lugar de paz, de contención. ¿Qué ocurre muchas veces allí? La violencia, es una forma de reacción cuando una persona interpreta que algo es injusto. Es muy difícil convivir con alguien que cuando valora una injusticia tiende a reaccionar de mala manera. Vale aclarar que es un recurso muy primitivo y básico que tenemos para manifestar un desacuerdo o intentar resolver algo. 

¿Qué hacer cuando convivimos con alguien así? 

El primer consejo está tomado de un viejo proverbio que el rey Salomón escribió hace tiempo: “la blanda respuesta calma la ira pero la palabra áspera hace subir el furor”. Lo que está queriendo enseñar es que cuando tengas que enfrentar una situación con alguien violento trata de responder tranquilo. Por más que tengas la razón, tu objetivo en ese momento no será el de demostrar tu razonabilidad sino evitar toda situación que pueda desencadenar más violencia. 

Otro punto muy importante tiene que ver en que puedas controlar tu propia ira. Responder con ira seguramente conducirá a que todo termine en agresiones físicas.

Lo siguiente a tener presente es el hecho de no hacernos cargo de las palabras que el agresor nos pueda decir en un momento de violencia. No te sientas herido ni descalificado, que no ingresen a tu mente esas frases que estén dirigidas hacia vos. 

Por último, aprende a tomar distancia de aquellas personas que suelen arremeter con violencia contra otros en momentos de enojo. 

Incorporar estas pautas te servirán para educar tu forma de relacionarte y poder hacer del lugar de convivencia un ámbito mejor.