El orden en nuestra economía

Cuán importante es ser ordenado en cada área de nuestras vidas.
blog_image

Una sencilla y clara definición de orden bien podría ser “que cada cosa esté en su lugar”. Eso nos permite ser ágiles, tener recursos psíquicos para lo que vayamos a realizar, ser ordenados nos permite encontrar las cosas rápido cuando las buscamos y que éstas funcionen cuando las encontramos. 

Uno de los grandes problemas que tenemos es poder ordenarnos económicamente. Y si bien no soy un economista, creo que no es necesario tener un título en economía para ser prácticos en esta área de nuestras vidas. Recordemos que ordenar nuestras finanzas nos va a permitir tener más recursos psíquicos, disminuir el nivel de angustia, preocupación y estrés. 

Lo primero que debemos aplicar es un principio: no utilizar el futuro en el presente. Ejemplo: yo quiero algo, un auto, un celular, ropa, un determinado viaje, etc. lo voy a obtener cuando sea el momento. Una cosa es el deseo y otra es atraerlo al presente. Entiendo lo que es una cuota o un plan de pago en personas que tienen la madurez y la capacidad para afrontarlo, pero hay personas que no tienen hoy esa capacidad, calculan y especulan lo que pueden llegar a producir y esto genera un desorden. Terminan adquiriendo cosas para las cuales no tenían los recursos y ahora quedan prendidos a esa situación. 

Esta dinámica ha generado muchísimos conflictos familiares: entre padres e hijos, en el matrimonio, entre empleados y jefes o entre amigos que alguna vez salieron de garantía. El desorden económico es un estrangulamiento que angustia a la sociedad que muchas veces no sabe cómo ser libre de la presión del sistema y del mercado. 

Si bien no pretendo hoy darte una fórmula, quisiera animarte a que puedas reflexionar acerca de cómo estás administrando tus finanzas. No pienses en las cosas que no alcanzas ni en las deudas que tienes. Piensa de qué manera vas a proyectarte para resolver el problema del desorden; no asumas nuevos compromisos hasta que puedas cumplir aquellos que ya adquiriste. 

Y si no tienes ningún compromiso, piensa bien cuáles son esos con los que de alguna manera vas a terminar enlazándote. La economía tiene que estar a nuestra disposición y no nosotros a disposición de los recursos económicos, éstos están para que nosotros vivamos bien.