Hacer las cosas en orden nos lleva a crecer

Todos anhelamos de una u otra manera crecer.
blog_image

A pesar de ello, he podido ver cómo muchas personas no alcanzan una buena calidad de vida porque no logran cumplir sus metas y esto último ocurre debido a que no han sabido ordenarse. 

En una ocasión conversaba con un paciente que estaba muy enojado. Su malestar era para con la obra social ya que su hijo necesitaba un tratamiento y ésta no se lo cubría. Cuando le pregunté en detalle cómo era la situación, él me cuenta que este niño en realidad no era su hijo biológico, sino que era hijo de su esposa, “en realidad no es mi esposa porque nunca nos casamos”, agregó, pero para mí lo es así como su hijo a quién crie y lo considero mío también. Pero sí es verdad que yo no hice el trámite que tenía que hacer presentando los papeles que debía presentar para ponerlo a cargo mío. 

Esta situación es muy común en las personas, un trámite que en su momento no se hizo, el no casarse porque hay que hacer “todo un papeleo”, un documento que nunca se firmó y así muchas cosas que después nos terminan generando todo tipo de inconvenientes. Una transferencia del auto que no se realizó en su momento y luego aparecen deudas, problemas para venderlo, alguien que no se inscribió en el monotributo porque no quería comenzar a pagar un impuesto y luego termina perdiendo oportunidades de trabajo, de créditos, etc. 

Cuando las personas hacemos las cosas en orden, es imposible que no crezcamos, que no nos vaya bien. Si hay algo que quisiera transmitirte en el día de hoy es que hagas una lista de aquellas cosas que tienes que terminar porque te empiezan a trabar otras áreas. Haz una lista y hoy mismo anímate a comenzar con un plan de acción.