¿Cómo sostener el esfuerzo en el tiempo?

¿Quién no comenzó alguna vez una actividad con entusiasmo y al tiempo la dejó? ¿Cuántas veces arrancamos el gimnasio, una dieta o un estudio y luego de la euforia del comienzo desistimos?
blog_image

Uno de los principales motivos por los que las personas comienzan algo y no logran llegar a la meta es por la falta de esfuerzo. Lo que ocurre es que se encuentran a la mitad del camino con que es difícil, es pesado, no se dan las cosas como pensaban que se iban a dar. Es que no es lo mismo estar a la mitad de un proceso que al inicio. Todos estamos motivados al comienzo de algo: con un trabajo nos motiva el pago y lo que haremos con ese dinero, un nuevo ambiente y nuevos compañeros, etc., pero cuando ya pasaron varios meses esa primera motivación empieza a apagarse y aparece la sensación de rutina. 

La rutina es lo que nos impide ver la meta, es ese estado que hace que olvidemos por qué estamos haciendo lo que hacemos y nos veamos rodeados de actividades que parecen no tener sentido: el limpiar y cocinar todos los días, el ir cada mañana a la misma oficina o en el caso del que estudia leer una y otra vez lo mismo durante mucho tiempo. 

Hay una parte en medio del proceso en donde cuesta mucho focalizarse en la meta. Es como quien va a hacer un viaje largo, prepara el equipaje, la comida y bebida y chequea que el auto esté bien. La noche previa estamos ansiosos y expectantes; sobre todo si se trata de un viaje de placer. 

Si son muchos kilómetros por recorrer, hay un momento en donde parece que no llegamos más. Pero nadie pega la vuelta y vuelve a su casa por esta sensación. Todos sabemos que en algún momento llegaremos al destino. Lo mismo pasa en nuestras vidas, por eso es importante volver a focalizarnos, recordar por qué hacemos lo que estamos haciendo. A eso se le llama visión. El proceso forma parte el camino y es necesario para acceder a un mejor nivel de vida. 

Poco sentido y provecho tendría que las cosas aparecieran ya terminadas, en cambio cuando las cosas cumplen un proceso, es allí que las personas podemos desarrollarnos. Focalizarnos es clave para sostener el esfuerzo en el tiempo.