Abordaje en adicciones: la desintoxicación

Como he expuesto en otros escritos, el abordaje en alguien que tiene una problemática de adicción tiene diferentes etapas.
blog_image

He hablado acerca de la deshabituación así como la adherencia al programa o tratamiento. 

En esta ocasión, quisiera desarrollar la etapa conocida como desintoxicación. Esta instancia no es igual para todas las personas que tienen una adicción a la sustancia. A veces vienen padres desesperados y me dicen: “encontré un porro en la mochila de mi hijo, estoy desesperado, lo quiero internar”. Mi respuesta es que se tranquilice, que no vuelva el asunto más catastrófico de lo que es. Ahora bien, hay cuadros bien delicados: jóvenes que están consumiendo altas dosis todos los días, personas que están tomando sustancias muy nocivas y allí seguramente se necesite una intervención profesional más intensa. 

En uno u otro caso, cuando hablamos de desintoxicación nos estamos refiriendo a que el adicto pueda romper con la dependencia biológica de la sustancia. Esto es necesario ya que tras el consumo repetitivo se genera algo conocido como tolerancia a la droga y tanto el cuerpo como los neurotransmisores se acostumbran a trabajar con la sustancia. Lo que sucede, al quitarla de golpe, es que puede producir reacciones y aquí las variables son muchas. 

Lo importante es que el período de desintoxicación debe ir acompañado de profesionales. No es lo indicado en algunos casos quitar la sustancia sin un seguimiento clínico y un control de los diferentes signos vitales. Yo recomiendo que en esta instancia, la persona pueda ingresar en algo así como “una terapia intensiva”, puede ser una internación en su propia casa (internación domiciliaria) o en una clínica adecuada cuando el cuadro es muy agudo. Es clave en este proceso estar siempre acompañado y ser guiado por las personas correctas para continuar con el tratamiento