Cuando alguien de la familia cae en la droga

Vengo trabajando desde hace ya varios años en el campo de las drogas, el consumo y las dinámicas adictivas.
blog_image

En todo este tiempo me he encontrado con muchos padres que llegaban al consultorio en estados de crisis a causa de que un integrante de la familia (muchos de ellos jóvenes y adolescentes) estaban consumiendo sustancias. 

“Mi hijo tiene problemas con las drogas”, podría decir que es una de las frases que más he oído ante este tipo de situaciones. Lo que siempre trato de explicar, es que cuando alguien de la familia cae en las drogas, el problema no es del que consume sino de todos. La familia es una unidad integral, funcional, en donde padres e hijos se relacionan y cumplen una función social. Se educan, aprenden, se cuidan, básicamente podría decir que la función de la familia es construir psíquicamente al ser humano. 

Cuando una familia tiene una crisis, siempre es por el “eslabón” más débil que va a entrar la problemática. Lo que estoy tratando de decir es que si hay un integrante de la familia que lucha con adicciones, en realidad es la familia la que tiene un problema que se manifiesta sintomáticamente en uno de ellos. Son muchos los problemas que las familias pueden tener, sin embargo, si uno o más de sus integrantes consumen drogas eso manifiesta el síntoma del ambiente que se ha construido. 

Es muy importante hacer esta aclaración ya que las personas se enfocan en aquel que pelea con la adicción pero si el ámbito del hogar sigue siendo tóxico, ese integrante va a salir de la dinámica de consumo pero va a volver al mismo contexto familiar y éste lo va a empujar a consumir de nuevo.