Aprender a perdonar

A veces hablar acerca del perdón puede resultar duro. Sobre todo para personas que han sido gravemente dañadas y que sufrieron grandes injusticias.
blog_image

Pero la verdad es que cuando alguien pasa una buena parte de su tiempo buscando ejecutar justicia por mano propia, y aunque lo haga sólo en sus pensamientos, va a gastar muchos recursos sin obtener resultados. Cuanto mucho puede alejarse de personas o lugares tóxicos que para nada le ayudan pero si no cambia su mentalidad acerca del futuro va a quedar siempre atada a lo que ocurrió. 

Las injusticias son procesos y experiencias de la vida que todos de alguna manera vivimos. Algunas son más gruesas, otras más leves pero todos tenemos un recurso para resolverlas: aprender a perdonar. 

¿Por qué las personas no perdonan? ¿Por qué las personas evitan este proceso para seguir en su mente ejecutando actos de justicia y venganza que a nada conducen? Lo cierto es que muchos malinterpretan el significado del perdón. Creen que se trata de dejarla pasar, de permitir que el otro gane o se salga con las suyas cuando nada de esto tiene que ver con el perdón. “No perdono porque no lo siento”, “si lo perdono significa que dejo al otro sin su merecido” y frases como éstas son las que suelo oír de aquellos que viven en la amargura y el enojo por no haber sabido perdonar. 

¿Qué es entonces perdonar? Es permitir que nuestra mente no siga pensando en la herida para poder elaborar la libertad que en el futuro viene. En otras palabras, no voy a quedarme pensando en lo que ocurrió sino que voy a focalizarme en aquello que viene. 

Es probable que muchas personas necesiten ayuda para perdonar ya que esto no es un acto ni un evento, perdonar es un proceso. Va a llevar tiempo ya que hay que repensar y resignificar aquello que sucedió. Es tiempo que aprendas cambiar tu manera de pensar en relación al presente y al futuro y si algo te lastimó en el pasado, no necesariamente tiene que formar parte del presente. 

Si te quedás mirando atrás te va a costar avanzar, lo vas a hacer con mucha carga y lentitud. La vida va más rápido cuando soltamos todas aquellas ligaduras que nos atan al pasado.