¿Cómo hacer un duelo?

La tristeza es una emoción que en algún momento a todos se nos presenta, y para resolverla, no nos queda otra que elaborarla para lo cual necesitaremos atravesar el famoso duelo.
blog_image

¿Qué es un duelo? 

Es la forma en la que volvemos a reacondicionar nuestra mente para poder continuar con nuestra vida. Necesitamos hacer un duelo cuando hemos perdido algo. Es importante aclarar que no siempre la pérdida se trata de la muerte de un familiar o un ser querido. A veces, lo que perdemos es un sueño, un trabajo, una idea de cómo iba a ser nuestra vida, una amistad, en fin, pérdidas de nuestra vida cotidiana las cuáles pueden generar cierto malestar. 

¿Cómo hacer un duelo? Es necesario entender los procesos del duelo el cual está formado por tres etapas.

Una primera instancia es la negación. Es aquí donde la mente evita el agotamiento psíquico para no entrar en un proceso de angustia mayor al que ya se vive. Es por ello que la mente va a buscar desviar la atención. Es muy común en personas que sufrieron una pérdida el tratar de enfocarse en otro asunto: en el trabajo, en otra relación, en un viaje, etc. Muchas veces la mente busca minimizar lo perdido. 

Luego de que la persona sale de esta fase de negación y toma contacto con la realidad, con lo sucedido, lo que sigue es una etapa de ira, de enojo. El enojo aparece por la creencia de que es injusto lo que nos pasa. La persona va a hacer crisis y hasta probablemente se enoje con aquellos que considera que son responsables de su pérdida. Puede enojarse con un familiar, con alguien con quien tenía una responsabilidad y hasta con el mismo Dios. Sea con quien sea, va a tener que resolver el enojo y para hacerlo será necesaria la herramienta del perdón. 

Esto le va a dar cierta tranquilidad para pasar a la siguiente etapa que tiene que ver con la elaboración. Es cuando aprendemos a pensar en lo que ocurrió y esa exteriorización de lo que aconteció afuera la podemos incorporar en nuestra propia mente. 

De esta manera, se podrá elaborar una nueva realidad a partir de la pérdida y continuar con el curso de nuestras vidas.