¿Cómo elaboramos la pérdida?

Cuán importante es hacernos cargo de nuestras emociones, es decir, de aquello que sentimos.
blog_image

Necesitamos saber que lo que valoramos de los diferentes acontecimientos definen nuestras emociones. A veces nos paramos en la postura de pretender que el mundo cambie cuando los que debemos cambiar somos nosotros sin esperar a que el entorno los haga. 

Hoy quisiera explicar cómo funciona el proceso de elaboración. Muchas personas han tenido situaciones traumáticas y pérdidas. En algún momento se perdió un sueño, un trabajo, un ser querido y ello ya no está. Es así como se genera la tristeza, a partir de la creencia de que algo se ha perdido y que mi futuro será malo. 

Es por esto, que siempre que hay una pérdida necesitamos elaborarla. La elaboración consiste en construir internamente la realidad actual. Lo voy a graficar de esta manera: supongamos que nos gusta mucho cocinar y por ende la cocina de casa es un lugar muy especial. De repente, alguien nos pide que hagamos una comida pero al mismo tiempo nos dicen que nuestra casa explotó y por ende la cocina no está más. Por más que nos ofrezcan otra cocina, en nuestra mente aún está la imagen de la nuestra. Y si nos dicen que describamos una cocina lo haremos conforme a cómo es la que teníamos en casa, pero en la realidad esa cocina ya no existe más. En nuestra mente sigue existiendo pero físicamente ya no está. 

A partir de este ejemplo, ¿qué es elaborar la pérdida? Es cuando internamente, en nuestra mente, volvemos a formar una realidad que es la que existe afuera. Si por ejemplo perdí a papá o a mamá, va consistir en elaborar en mi mente una realidad de un futuro sin ellos. Por supuesto que es doloroso, se genera mucho llanto, enojo y angustia pero si se realiza de la manera correcta vamos a poder continuar con nuestras vidas siendo funcionales.