¿Cómo pensar lo bueno?

tres ítems que van a ayudar a que podamos desarrollar buenos pensamientos
blog_image

En esta ocasión quisiera hablar de algo tan sencillo como fundamental en cuanto a nuestra salud emocional: los pensamientos. ¿Por qué es tan importante pensar lo bueno? Básicamente nuestras emociones se generan por cómo nosotros evaluamos los acontecimientos; en otras palabras, vamos a sentir de determinada manera según la forma en la que pensemos y valoremos cada evento que nos toca vivir. Las emociones entonces, no se van a manifestar por lo que nos ocurra, sino por lo que pensamos acerca del futuro, de la actualidad, etc. 

Es importante que sepamos que el pensamiento es algo que nosotros tenemos que elegir. Y si bien hay pautas y contextos que influyen, lo cierto es que la mayoría de las personas tienen una tendencia a catastrofizar el futuro o a ser pesimistas en cuanto a lo que vendrá. 

Quisiera dejar tres ítems que van a ayudar a que podamos desarrollar buenos pensamientos:

1.  Lo primero es que podamos empezar a relacionarnos con personas que tienen la característica de pensar bien. El entorno va a ejercer influencias sobre nuestro pensar y cuando nos juntamos con personas pesimistas, tarde o temprano terminaremos pensando como ellos. 

2. El segundo punto tiene que ver con aprender a mirar las cosas buenas que nos han pasado. ¿Cuánto tiempo invertís en pensar en las cosas lindas que te ocurrieron en el día? Un buen ejercicio es sentarse a escribirlas, pensarlas, disfrutarlas.

3. Por último, es necesario que incorporemos el hábito de poner nuestra atención en aquellas cosas que nos van a edificar. Estar todo el tiempo conectado a las malas noticias, a las voces que hablan de inseguridad y que generan un constante estado de alerta no nos va a ayudar. Elijamos ver y leer las cosas que nos favorezcan a la hora de desarrollar buenos pensamientos. 

Pensar lo bueno nos permite disminuir los índices de ansiedad en nuestras vidas y por ende mejorar la calidad de éstas, pero ellos no va a ocurrir al azar sino que debemos procurarlo y generarlo.