¿Qué es la adicción?

Hablar de personas adictas va mucho más allá de aquellos que consumen sustancias como la cocaína, la marihuana o el alcohol
blog_image

Para poder abordar esta temática es importante hablar del significado de la palabra adicto el cual la mayoría desconoce.

La palabra adicto viene del latín addictus que significa muy favorable o inclinado a, dedicado o entregado a, adjudicado legalmente a.

Addcitus es el participio perfecto del verbo addicere que en origen significó “decir a favor de otro” Este verbo significa asignar, adjudicar, entregar o dedicar. En resumen significa “apegarse o adherir a una persona, una opinión, o lo que fuera”. De modo que, por su etimología, adicto es, simplemente, apegado.

Antiguamente se utilizaba esta palabra para referirse a quienes eran discípulos ya que seguían a su maestro y aprendían de él de forma silenciosa. Ese es el motivo por el que muchas veces llegamos a confundir esta palabra con la designación “del que no habla”, ya que se asumía que era una palabra compuesta por el prefijo “a” haciendo referencia a negación y la palabra “diccion” haciendo referencia a hablar, lo que muchos asumieron que manifestaba “el que no habla”, sin embargo esta interpretación a sido errada ya que no proceden ambas definiciones del latín sino que el prefijo “a” es griego y la palabra diccere es latina, por lo tanto no son conjugable. Sin embargo, aun con todos esto, con el tiempo, el mismo término “adicto” se comenzó a utilizar para los esclavos ya que estos no tenían derecho a hablar ni mucho menos a emitir un juicio u opinión. Más adelante, esta palabra se aplicaría a las personas utilizan drogas y malos hábitos y que no tienen la capacidad de expresar sus problemas.

Hoy entendemos por adicciones a las conductas repetitivas de un ser humano ante situaciones de angustia, de inquietud interna o sensación de aburrimiento. El problema está cuando ante estos eventos, por el hecho de no querer afrontarlos, recurrimos a conductas que en otro momento nos dieron placer.

No necesariamente alguien es adicto sólo a la bebida o a las drogas, podemos ser adictos al celular, a las redes sociales, etc. por el sólo hecho de no estar satisfechos o por estar viviendo una angustia. Cuando repetimos conductas que nos liberan de la angustia entramos en un proceso de adicción. Es cierto que las adicciones son diferentes y las consecuencias también, no obstante lo que hoy quisiera plantear no es a qué somos adictos sino por qué desarrollamos conductas adictivas.

Si nuestro intento es esquivar mediante la búsqueda de placer una situación que debemos afrontar (un trabajo, un estudio, una situación relacional) ahí es donde tenemos un problema. Necesitamos analizar cómo estamos resolviendo las diferentes situaciones que se presentan en nuestras vidas.