La queja y el perfil depresivo

Un aspecto que muchas veces pasamos por alto y es totalmente nocivo para nuestras vidas tiene que ver con la queja
blog_image

Normalmente las personas que viven quejándose terminan por quedarse solas y sin amigos. Esto se debe a que son muy pocos los que pueden tolerar estar con alguien que emite queja todo el tiempo, e incluso sus mismos amigos suelen ser blanco de quejas: acusaciones, el marcar errores y defectos de forma constante lo cual los termina hiriendo. De hecho, las pocas personas que los rodean no lo hacen porque la persona haya hecho un mérito sino por amor de ellos.

Otra característica de quien se queja mucho es que no sabe disfrutar de las cosas.

No disfrutan de salidas, de tiempos en familia, de momentos especiales y hasta les cuesta disfrutar de un logro. Lo poco que disfrutan es a cuenta gotas y esto termina afectándole con el paso del tiempo. Este perfil es una plataforma perfecta para una depresión.

Por lo general, quien ha desarrollado un perfil de queja termina cosechando lo que tanto dijo:

“me va a ir mal”, “me voy a enfermar”, “mi vida jamás va a cambiar”, etc. Es que ese ánimo negativo frente a la vida genera toda una predisposición a su alrededor para que todo termine mal. Es el caso de esa novia que todo el tiempo le dice al novio “vos me vas a dejar”, “te vas a cansar de mí”, “seguro que en algún momento te vas”, esto produce un ambiente tan negativo en la relación que muchas veces esto que se dijo termina ocurriendo.

Muchas veces lo que pensamos acaba desarrollándose en nosotros producto de un efecto negativo de atracción.

Todo lo que hablamos tiene poder sobre nuestras vidas ya que terminamos creyendo lo que decimos y esto va a generar un peso sobre nuestras vidas. Por lo tanto debemos ser cuidadosos con aquello que nuestra boca suelta. 

Ahora, qué diferente es cuando uno aprende a mirar las cosas desde un lado positivo, todo nuestro alrededor cambia. Sería hermoso comenzar a ver lo bueno de las cosas, hablar lo bueno y cambiar así nuestra sociedad.