¿Cómo resolvemos las heridas del pasado?

Constantemente debemos padecer situaciones de injusticia sobre nuestras vidas
blog_image

Hoy quisiera plantearte la siguiente pregunta:

¿Cómo estás resolviendo la angustia del pasado? Un abandono, un engaño, un abuso o lo que fuera que te haya dañado genera cierto tipo de pensamientos que necesitan ser resueltos.

1) En primer lugar, te animo a que no inviertas tanto tiempo en tu mente pensando en lo que pudo haber sido y no fue. Piensa de alguna manera en las posibilidades que tienes en este momento y qué vas a hacer en el futuro con esto que hoy tienes. No caigas en la trampa de pensar en lo que pudo haber ocurrido y porque no pasó o te hirieron ya no lo tenés.

2) Utiliza tu mente en lo que está por delante, aprende a mirar lo que viene.

3) Dialoga con alguien acerca de lo que te pasa, no te lo tragues solo. Uno de los problemas que tenemos los seres humanos, aún en plena era de la comunicación, es el vivir aislados. Inclusive teniendo tanta tecnología para comunicarnos con quien lo deseen en cualquier momento, las personas no pueden expresar lo que les sucede, viven encerrados en la soledad. Las palabras ayudan a resignificar la angustia y permiten que cambiemos nuestra mirada de las cosas.

4) Si tienes que pedirle perdón a alguien hazlo. No te mantengas en un estado de culpa por un error que cometiste. Si dañaste a alguien pídele perdón con sinceridad y continúa tu camino, no te quedes atado al pasado. Uno de los significados para la palabra ofensa es “el que cae en la trampa" Si alguien te ofendió, ¿No te parece injusto que encima que te ofendieron te pases toda una vida pensando en lo que te hicieron perdiendo la libertad de ser feliz y avanzar con los procesos de tu vida?

No permitas que tus hijos, tu esposo o esposa, tus seres queridos te vean destruirte por el hecho de que no supiste soltar la angustia del pasado. Aprende a focalizar en el futuro.